sábado, 20 de agosto de 2011

No busques la felicidad, deja que ella llegue a ti.


Y llega un día en que decides que quieres volver a ser feliz, y al decidir esto te das cuenta de la complejidad de esta palabra. La felicidad, ¿cuàntaslocuras se han hecho para conseguirla? ¿Y cuántas veces el hecho de buscarla desesperadamente sólo conlleva frustración y fracasos? Han sido, son yserán muchos los que han llorado, lloran y llorarán por estos fracasos, fracasos impotentes e inmensamente tristes, porque dejan al descubierto que nohas elegido correctamente la dirección de tus pasos y que estás vacío por dentro, que estás desorientado. Cuando buscas la felicidad en el lugarequivocado y no lo consigues, y las lágrimas caen suavemente por tus mejillas, en este momento estás empezando a entender, aunque tú no lo sepas,lo esencial: la felicidad no se busca, simplemente se encuentra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.